Tanque KV

Tanque KV

La serie de tanques KV lleva el nombre de Klementi Voroshilov, el ministro de defensa de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. El KV-1 se utilizó por primera vez en la guerra ruso-finlandesa en 1939. Armado con un cañón de 76,2 mm de 30 calibres de longitud, pesaba 46 toneladas, tenía una tripulación de cinco hombres y estaba propulsado por un motor diesel de 550 CV. Su blindaje frontal era de 77 mm e hizo que el KV-1 fuera resistente a la mayoría de las armas antitanque.

En 1940 se introdujo un modelo mejorado, el KV-1A, que tenía un cañón más largo (40 calibres) de 76 mm. Al año siguiente, se desarrolló el KV-1B y se le dio un blindaje adicional en la parte delantera y los lados para dar un grosor de 100 mm.

El ejército alemán tuvo dificultades para hacer frente al tanque KV durante la Operación Barbarroja. Aun así, los soviéticos continuaron mejorando el vehículo y en 1942 se introdujo el KV-1C. Tenía un nuevo motor de 600 CV y ​​su blindaje tenía ahora 130 mm de grosor. Las pistas se hicieron más anchas para ofrecer mejores resultados en barro y nieve.

En 1943, el Ejército Rojo consiguió el KV-85. Estos usaban el mismo chasis que el KV-1C pero estaban equipados con un cañón antiaéreo de 85 mm de alta velocidad. El tanque permaneció en servicio hasta el final de la guerra.


Precisión histórica: KV-220

Wargaming & # 8217s & # 8220legendary tank & # 8221 resultó ser el KV-220. Qué apropiado que una & # 8220leyenda & # 8221 sea digna de lo que hoy & # 8217 la juventud moderna describiría como un & # 8220epic fail & # 8221. Primero, algunos antecedentes.

El KV-220 (también conocido como KV-220-2, T-220, Object 220, o simplemente 220 en los documentos de fábrica) se propuso en 1940, como reemplazo del KV-1 que ya era considerado inadecuado por el Ejército Rojo. . El T-150 se ordenó en el mismo documento. El T-150 estaba destinado a tener un motor de 700 hp y el KV-220 un motor de 850 hp, pero se encontraron problemas al construir motores tan potentes. En mayo de 1941, el KV-220 solo tenía un motor V-5 turboalimentado a 700 hp. El T-150 del juego tiene ese motor bajo el índice V-5F (& # 8220forsirovanniy & # 8221, turboalimentado). Pensarías que el KV-220 también obtendría su motor de 850 hp, ¿verdad? ¿O al menos el de 700 CV? ¡No! Obtiene & # 8230650 hp. Eso es una especie de decepción, ya que el tanque no es exactamente pequeño, y 200 hp adicionales (o incluso 50 hp) habrían sido útiles.

El KV-220 y el T-150 no cumplieron con las expectativas del Ejército Rojo y las apuestas se cubrieron en el KV-3, 4 o 5 como tanque pesado del Ejército Rojo en los años venideros. Sin embargo, la guerra comenzó y los sueños de KV nuevos y brillantes se desvanecieron. A medida que los alemanes se acercaban a Moscú y Leningrado, todo lo que tenía armas y orugas se lanzó a la batalla. Tanto el SU-14 como el SU-100Y defendieron Moscú. Los rechazados T-50, T-100Z y otros vehículos extraños defendieron sus fábricas en Leningrado. Los aspirantes a KV no fueron diferentes. La torreta KV-220 & # 8242s (disponible en el juego como la torreta superior del T-150) defendió la ciudad por separado de su casco, teniendo lugar en una batería de cañones. El tanque en sí luchó con la 124.a brigada de tanques.

De los informes de los representantes militares en la fábrica de Kirov: & # 8220 El tanque T-150, experimental, partió hacia la brigada de tanques 123 el 11 de octubre de 1941, tanque KV-220-1, número de fábrica M-220-1, experimental, partió para la brigada de tanques 124 el 5 de octubre de 1941, el tanque KV-220-1, número de fábrica M-220-2, experimental, partió para la brigada de tanques 124 el 16 de octubre de 1941. Todos los tanques estaban armados con 76 mm F- 32 pistolas. & # 8221

D.I. Osadchiy escribe en sus memorias: & # 8220En el otoño de 1941, recibimos varios tanques KV como refuerzos, uno de los cuales fue nombrado & # 8220For the Motherland & # 8221. Uno solo se fabricó en la fábrica de Kirov. Tenía todas las habilidades del tanque KV, pero tenía una armadura más gruesa, pesaba 100 toneladas y tenía un motor más potente con una turbina. Emitía un silbido a gran velocidad, como un Junkers al zambullirse. Incluso recibiríamos advertencias de ataque aéreo en los primeros días cuando se movía alrededor de la brigada. El tanque fue asignado a mi compañía y querían nombrarme comandante, pero luego mi asistente, el teniente Yahonin, un petrolero experimentado se convirtió en el comandante. El tanque se consideraba casi invencible para la artillería enemiga y estaba destinado a asaltar posiciones fortificadas.

En diciembre de 1941 (no recuerdo la fecha), nuestra brigada recibió la orden de penetrar las defensas alemanas en Ust-Tosna, en el puente del ferrocarril, cruzar el río Tosna y, en cooperación con la 43.a división de infantería, avanzar hasta la Mga. El 2º batallón de tanques, comandado por el mayor Pankin, un pelotón de tanques del 1º batallón, y mi compañía & # 8217s & # 8220 For the Motherland & # 8221 tanque lideraron el ataque. A mi compañía se le ordenó capturar el puente y mantenerlo hasta que llegaran refuerzos. La batalla fue en terreno abierto. La capa superior de turba apenas sostenía el tanque. Cuando se acercó al puente, fue atacado por cañones pesados ​​alemanes y perdimos el contacto por radio. Estaba en el cuartel general del batallón en ese momento. Tan pronto como perdimos el contacto, traté de llegar al campo de batalla a lo largo del terraplén del ferrocarril. Tan pronto como me arrastré hasta el tanque, vi que le faltaba su torreta y la tripulación estaba muerta. & # 8221

& # 8220Para la Patria & # 8221 fue definitivamente el KV-220. Una orden de asignación de tanques al 12. ° Regimiento de entrenamiento de tanques especiales enumera un tanque llamado & # 8220 For the Motherland & # 8221 con el número de vehículo 220-2.

Y aquí llegamos a otra contradicción. ¡Dos, de hecho! Uno radica en la introducción del tanque en Wargaming NA & # 8217 en el anuncio del Cyber ​​Monday:

& # 8220World of Tanks puede poseer una precisión histórica, pero tiene sus leyendas & # 8212 el KV-220 es uno de ellos. Este tanque prototipo nunca vio combate en la vida real, y mucho menos en el juego. Pero esta es tu oportunidad limitada de poseer esta maravilla de nivel V, con un cañón de 76 mm entre su poderoso equipo. & # 8221

La afirmación de que el tanque no ha visto combate en el juego también es falsa, yo he visto KV-220 en el juego (aunque solo tres en mis 22000 partidos). Pero dejemos que & # 8217s sigamos leyendo, y mire ese & # 822076 mm arma entre su potente equipo & # 8221. Dos párrafos arriba, hemos aprendido que el KV-220 entró en batalla con un cañón F-32 de 76,2 mm. Echemos un vistazo a ese modelo KV-220.

¡Mira esa pistola! Definitivamente 76 mm, definitivamente poderoso, definitivamente un F - & # 8230nope, mal de nuevo, eso & # 8217s un ZiS-5.

& # 8220¡Pero Alférez! & # 8221 se puede decir, & # 8220 quizás el ZiS-5 de alguna manera terminó en la fábrica, y los representantes militares, debido a su incompetencia y a que los trabajadores de la fábrica los mantuvieran en la oscuridad, no tenían idea de que estaba siendo instalado en el tanque! & # 8221 Eso no es & # 8217t realmente posible, ya que la cuestión de producir el ZiS-5 aún estaba indecisa unas semanas antes de eso. La producción acaba de comenzar, los únicos ZiS-5 que pudieron haber tenido en sus manos estaban en la fábrica n. ° 92, en Nizhniy Novgorod, o en la fábrica n. ° 9, en Ekaterimburgo, ninguno de los cuales está exactamente al lado del asediado Leningrado.

Así que ahí lo tienes, WG se equivocó con el arma, el motor y la introducción. Bonito, Wargaming.


KV-1 (Klimenti Voroshilov)

Escrito por: Staff Writer | Última edición: 22/05/2019 | Contenido y copia www.MilitaryFactory.com | El siguiente texto es exclusivo de este sitio.

En 1938, la Unión Soviética desarrolló un prototipo de tanque pesado de 58 toneladas designado como T-100. El tipo era una máquina masiva que se ajustaba a dos torretas individuales, una armada con un cañón principal de 76,2 mm y la otra con un cañón de 45 mm, y requería una tripulación de hasta ocho personas. La protección de la armadura tenía más de 60 mm de grosor y el tanque funcionaba con un motor de 800 caballos de fuerza refrigerado por agua. Sin embargo, el motor demostró tener poca potencia y era difícil de manejar para el peso del vehículo y su función en el campo de batalla, y su debut de evaluación en la guerra ruso-finlandesa (1939-1940) llevó a que solo se completaran dos vehículos piloto.

Como tal, se buscó otra solución para cumplir con el requisito de un nuevo tanque pesado para el Ejército Rojo. La disposición de torretas múltiples / cañones múltiples era similar a la doctrina de diseño de tanques de la Primera Guerra Mundial y un diseño más moderno era ahora la llamada del día. Independientemente, las oficinas de diseño soviéticas en 1938 todavía introdujeron diseños de tanques con múltiples torretas para su consideración, aunque la mayoría de estos en forma de prototipo finalmente se establecieron en solo dos torretas principales.

Una oficina de diseño tomó el diseño del T-100 como punto de partida y sus ingenieros idearon un tanque pesado de torreta única que era más pequeño dimensionalmente, más liviano en peso, además de estar mejor blindado y móvil y compartir más mecánicamente con la nueva serie de Tanques Medianos T-34. La construcción formal del nuevo tanque comenzó en febrero de 1940. La iniciativa de diseño resultante se convirtió en el "KV-1" y, como el T-100 anterior, los prototipos también se pusieron en combate contra los finlandeses con mejores resultados, probados en condiciones reales. condiciones mundiales de combate. Mientras que los tanques T-28 y T-35 cayeron en manos de las tácticas y emboscadas finlandesas, los tanques KV-1 con su protección mejorada de armadura brilla a pesar de los problemas mecánicos. Los problemas mecánicos se debieron en gran parte a la caja de cambios y al sistema de embrague. Por cierto, la designación KV-1 provino de Klimenti Voroshilov, el entonces comisario de Defensa soviético en funciones (Ministro de Defensa). El KV-1 fue entonces aceptado formalmente para la producción en serie en el Ejército Rojo e inmediatamente reemplazó a los anticuados tanques T-28 medianos y pesados ​​T-35, que tenían orígenes en 1935, lucían una disposición de torretas múltiples y pesaban más de 44 toneladas. A pesar de los problemas mecánicos del KV-1, la creciente necesidad de más tanques de guerra impulsó la producción en serie, lo que resultó en unos 5.219 ejemplares completados al final de la guerra. La Unión Soviética era el único operador del KV-1 (aparte de los sistemas capturados reconstituidos por el ejército alemán).

Desde su inicio en el servicio formal con el Ejército Rojo, el KV-1 fue considerado el tanque más poderoso del mundo en base a la combinación de potencia de fuego y peso y pasó a sentar las bases para los tanques soviéticos / rusos en las próximas décadas. Llegó en cierto número en el momento más crucial para el Ejército Rojo de la invasión alemana de la Unión Soviética a través de la "Operación Barbarroja" en junio de 1941 tomó por sorpresa a las fuerzas nacionales. Solo unos 500 a 635 tanques KV estaban en servicio en el momento de la invasión y estos se usaron inicialmente en formaciones dispersas en lugar de regimientos blindados dedicados. Resultó extremadamente útil en el papel de fuga, donde podía usar su robusta configuración de armadura y su arma principal de alta potencia para aplastar las defensas alemanas, liderando el avance de las ofensivas del Ejército Rojo y abriendo brechas para seguir a los tanques medianos T-34. Como la velocidad no era esencial para el papel, el KV-1 estaba más o menos diseñado para tal hazaña. En 1942, los soviéticos habían aprendido que sus tanques KV eran mucho más efectivos en regimientos de tanques dedicados y los enviaron como tales durante la guerra. Las tripulaciones alemanas se apresuraron a notar el nuevo tanque soviético y se sorprendieron al descubrir que sus armas antitanques demostraron ser ineficaces contra la protección de blindaje frontal completo de los KZ-1, lo que obligó a los escuadrones de infantería a enfrentarse a los tanques de frente por cualquier medio necesario. Incluso los legendarios cañones de artillería "88" requirieron algo de trabajo contra los tanques KV-1 de frente. Fue solo la llegada de los tanques alemanes Panther y Tiger I lo que más o menos destronó a la serie KV-1.

Externamente, el inmenso KV-1 mostró un diseño de lo más robusto. Su apariencia se caracterizó por sus sistemas de orugas, cada lado equipado con seis ruedas de carretera, tres rodillos de retorno de orugas, una rueda dentada motriz de ajuste trasero y una rueda loca de orugas ajustada hacia adelante. El casco lucía una placa de glacis muy inclinada que conducía a una superestructura de casco poco profunda en la que se montaba un pesado sistema de torretas a lo largo de un bullicio circular. El armamento principal se instaló en la torreta respaldada por una colección de ametralladoras ligeras en todo el diseño. El motor se mantuvo en un compartimento trasero. El KV-1 en todas sus variantes estaba tripulado por cinco miembros del personal compuesto por el conductor (sentado en el centro del frente en el casco), un artillero de proa (casco delantero izquierdo), el comandante del tanque, el artillero y el ametrallador dedicado. Una faceta perjudicial del diseño interno del KV-1 fue que el comandante se duplicó como el cargador de armas principal, distrayéndolo de los acontecimientos críticos en el campo de batalla.

El armamento principal del KV-1 en 1942 era un cañón principal de 76,2 mm (originalmente serie L-11) instalado en la torreta transversal. Una ametralladora DT de 7,62 mm de uso general se instaló junto al sistema en un soporte coaxial. Se agregó otra ametralladora DT de 7,62 mm a la pared de la torreta trasera para contrarrestar a la infantería enemiga que intentaba avanzar sobre el tanque desde las áreas traseras vulnerables. Una tercera ametralladora DT de 7,62 mm estaba tripulada en el casco delantero izquierdo del diseño, pensada como un arma defensiva anti-infantería. Algunos modelos de producción de KV-1 finalmente agregaron una cuarta ametralladora DT de 7,62 mm en la cúpula del comandante tanto para uso anti-infantería como para contrarrestar la amenaza de aviones de ataque de vuelo bajo.

Donde faltaba el KV-1 era en movilidad en el campo de batalla. Los ingenieros fueron clave para actualizar todas las facetas del KV-1 durante su evolución, sin embargo, se olvidaron de aumentar la potencia de su motor. Esto lo convirtió en un KV-1 lento y lento, desprovisto de agilidad y limitado en un sentido táctico. Teniendo en cuenta las amplias llanuras abiertas de la frontera rusa, la movilidad a campo traviesa era escasa y el KV-1 decepcionó en esta área.

Los modelos de producción iniciales del KV-1 (141 ejemplares producidos) finalmente dieron paso a la variante KV-1A de 1940. Los modelos originales se equiparon con el cañón principal de 76,2 mm de cañón corto, mientras que el KV-1A se completó con el F-32 de 76,2 mm más largo. La serie L / 41 y el mantelete del cañón estaban ahora atornillados o soldados a la torreta. El peso operativo fue de 46 toneladas con un grosor de armadura que variaba entre 37 mm y 78 mm. La variante estaba propulsada por un motor V-2K serie V12, refrigerado por agua y alimentado por diesel de 550 caballos de fuerza para ayudarlo a alcanzar velocidades bastante optimistas de 22 millas por hora con un rango de 140 millas. El vehículo almacenaba proyectiles de 111 x 76,2 mm, así como 3.024 x 7,62 mm de munición de ametralladora.

El KV-1A fue reemplazado a lo largo de las líneas de producción soviéticas en 1941 por el KV-1B, que agregó armadura aplicada a una torreta ahora fundida (sobre placas de armadura de marcas anteriores) para mejorar la protección de la tripulación. Además, algunos fueron terminados con blindaje adicional a lo largo de los lados del casco y blindaje soldado a lo largo de los revestimientos críticos del casco frontal, aumentando la protección hasta en 100 mm de grosor. Por supuesto, este peso adicional funcionó en contra del rendimiento del motor, que dictaba directamente limitaciones en las velocidades generales de la carretera, las velocidades a campo traviesa, la relación potencia / peso y la vida útil del motor. Estos vehículos pesaban más de 52 toneladas, tenían la tripulación operativa estándar de cinco y estaban propulsados ​​por un motor V-2K V12, refrigerado por agua y alimentado por diesel de 600 caballos de fuerza. La velocidad máxima fue de 19 millas por hora (12 millas por hora a campo traviesa) con un rango de carretera de 155 millas. El armamento era un cañón principal de la serie 1x F-34 L / 41 con 3 ametralladoras DT de 7,62 mm (proa, coaxial y torreta trasera).

En 1942, el KV-1C se presentó con una armadura de hasta 130 mm de espesor. Esta vez, los ingenieros abordaron los problemas de la planta motriz y agregaron un motor de 600 caballos de fuerza mientras el casco se asentaba sobre un conjunto de orugas más amplio para mejorar el control y el desplazamiento del peso. Un número limitado de modelos KV-1C fueron despojados de su armadura de aplicación adicional para ayudar a aumentar sus velocidades, lo que resultó en la designación poco conocida de KV-1 (s) para indicar el salto en "velocidad". Se produjeron 1.370 modelos S.

Si bien es un verdadero tanque pesado, la cara cambiante de la guerra dictó una mejora en el armamento principal del KV-1. Se intentó colocar un cañón principal de 107 mm (y se probó activamente) en el diseño, pero este esfuerzo finalmente fracasó, lo que resultó en simplemente alargar el cañón del cañón de 76,2 mm.

El diseño del KV-1 culminó con la llegada del KV-85, una forma de tanque pesado provisional revisada que acoplaba la estructura del KV-1 a un cañón principal DT-5 de 85 mm más potente (basado en un cañón antiaéreo) en un T -Torreta fundida estilo 34 / IS-1. Se quitó la ametralladora montada en proa. Los KV-85 se entregaron a partir de 1943 y los tanques KV-1 existentes se actualizaron a este nuevo estándar para los tanques KV-85 que se basaban más o menos en la marca de producción KV-1C, lo que hace que los dos sistemas sean altamente intercambiables en términos de motores y funcionamiento. engranaje. Sin embargo, la llegada del T-34/85 anuló el legado del KV-85 porque montó el mismo cañón principal de 85 mm. El KV-85 pesaba 45 toneladas, estaba propulsado por un motor diesel V-2K de 600 caballos de fuerza y ​​hacía 21 millas por hora a 93 millas.

Con el tiempo, la utilidad del KV-1 había alcanzado su cenit, ya que el T-34 estaba disponible en innumerables cantidades y estaba respaldado por el mejorado IS-1 y los excelentes tanques pesados ​​IS-2 "Josef Stalin" con su robusta armadura y cañones principales de 122 mm. . Un "KV-13" en realidad sirvió como prototipo para una iniciativa de tanque KV rediseñada que condujo directamente al desarrollo del IS-2. Las ofertas de tanques de primera línea de tanques alemanes incluían las series Panther y Tiger I antes mencionadas, que demostraron ser inmunes al cañón soviético de 76,2 mm en la mayoría de los ángulos frontales. La época del KV-1 ha llegado y se ha ido oficialmente.

El chasis del KV-1 se utilizó como plataforma lanzallamas como el KV-8. Esto combinó el casco del KV-1 con un lanzallamas de la serie ATO-41 en la torreta, así como un cañón M1932 de 45 mm y se produjeron unos 42 ejemplos de esta variante de tanque. El KV-8S tenía un alcance similar, pero colocó el lanzallamas ATO-41 en la posición de ametralladora coaxial. Un prototipo de KV-1, designado como el "KV-14", colocó el cañón de campaña soviético de 152 mm en una superestructura fija, lo que llevó al desarrollo del sistema de cañón autopropulsado SU-152.

El KV-2 se desarrolló junto con el KV-1 y, por lo tanto, utilizó el mismo casco y tren de rodaje, pero en su lugar montó un obús de 155 mm en un emplazamiento de torreta cuadrado con los lados. Esta forma se usó más como un cañón de campaña móvil para apoyo de fuego de artillería que como una verdadera máquina de matar tanques, destinada a funcionar junto con el KV-1. El ejército alemán finalmente capturó las líneas de montaje del KV-2 y la producción del tipo nunca se reanudó. El KV-2 demostró ser más limitante en su utilidad táctica porque su torreta era grande y pesada, presentando un objetivo muy pesado para los cañones enemigos. Por lo tanto, el KV-1 y el KV-2 eran sistemas de tanques decididamente diferentes dentro del inventario del Ejército Rojo y se detalla en otra parte de este sitio.

Los alemanes volvieron a poner en servicio los tanques KV-1 capturados bajo designaciones militares alemanas. Esto incluyó el Panzerkampfwagen KV-IA 753 (r) y el Panzerkampfwagen KV-IB 755 (r) que denotan varias marcas y sus orígenes "rusos".


El tanque KV-1 de la Segunda Guerra Mundial de Rusia y # 039 se abrió paso en la historia

Un día después de la guerra relámpago alemana en la Unión Soviética en junio de 1941, más de 200 tanques nazis atravesaban Lituania en una carrera hacia el norte hacia Leningrado.
La Luftwaffe eliminó las bases aéreas cercanas de los soviéticos, dejando a las columnas blindadas de contraataque una presa fácil para los bombarderos alemanes.
Desesperado por detener la hemorragia, el 23 de junio el Ejército Rojo lanzó sus tanques KV-1 y KV-2, que en ese momento incluían algunos de los blindados de tanques más pesados ​​del mundo, sobre los alemanes que avanzaban cerca de Raseiniai.
Los tanques soviéticos eran famosos por su robustez y fiabilidad, aunque no por sus comodidades, durante la Segunda Guerra Mundial. Y al principio de la guerra, los pesados ​​tanques Kliment Voroshilov podían desviar fácilmente los proyectiles de la mayoría de las armas de campaña de Alemania.

Pero los KV de 47 toneladas eran difíciles de manejar, lo que los dejaba vulnerables a las tropas alemanas que maniobraban cerca de los flancos. Mientras que los KV individuales absorbieron un castigo terrible durante el enfrentamiento, la Wehrmacht procedió a destruir 29 de ellos, entre los más de 200 tanques soviéticos perdidos en Raseiniai.

A veces, la Wehrmacht noqueaba a las bestias con cargas explosivas o las atraía dentro del alcance de la artillería de fuego directo.

"Los alemanes ... condujeron a los gigantes rusos hacia su propia artillería pesada, cuyos barriles se bajaron a la horizontal para disparar a quemarropa contra los gigantes que avanzaban", escribió el historiador militar Michael Jones en su libro. Leningrado: estado de sitio.

"La mayor parte de las fuerzas blindadas soviéticas en los países bálticos fueron aniquiladas y se eliminó cualquier amenaza al avance alemán desde los flancos".

El tanque KV es una curiosidad. En 1941, era físicamente más resistente que cualquier tanque que los alemanes pudieran lanzarle. Pero no logró infligir un daño decisivo durante esos brutales primeros meses.

El KV fue un producto del diseñador de tanques Josef Kotin. Su competidor, Mikhail Koshkin, desarrollaría el T-34. Kotin, sin embargo, abrazó la teoría de que el éxito en el campo de batalla significaba dominar al enemigo con la armadura más pesada disponible.

Algunos de sus diseños funcionaron mejor que otros. El T-28 de múltiples torretas de Kotin sufría de una suspensión débil y, extrañamente para un tanque grande, tenía una armadura delgada. La mayoría fueron destruidos durante los primeros meses de la Operación Barbarroja. Su gigantesco T-35, tripulado por 11 personas apiñadas en el interior como sardinas, no era mecánicamente apto para el combate.

El KV era… mejor. Pero se apresuró.

"De hecho, se ordenó que saliera de la mesa de dibujo, este punto fue luego pasado por alto al enviar los prototipos al istmo de Carelia para probarlos al final de la guerra de Finlandia", escribió Stephen Sewell en un historia de los tanques pesados ​​soviéticos para la revista Armor.

Kotin abandonó una configuración de múltiples torretas para el KV. En cambio, incluyó una sola torreta con un cañón de 76 milímetros, con tres ametralladoras de 7,62 milímetros redondeando las armas.

Lo más importante es que el tanque contaba con una armadura formidable: 90 milímetros de grosor en la parte delantera y alrededor de 70 milímetros en los lados y la parte trasera, superando con creces a los Panzer alemanes de la época.

El KV-2 mantuvo el chasis del KV-1, pero cambió la torreta y el cañón por un obús de 152 milímetros. Un arma aterradora, sin duda, pero aún más pesada y más difícil de manejar. Kotin produjo relativamente pocas de estas variantes mejoradas, alrededor de 200-250 en total.

La oficina de diseño de Kotin produciría más de 5.000 KV durante la guerra en más de dos docenas de variantes diferentes. El más (relativamente) exitoso fue el KV-1S, que sacrificó el blindaje por la velocidad e incluyó una transmisión mejorada.

La transmisión del KV-1, que Kotin tomó prestada de un tractor fabricado en Estados Unidos, simplemente apestaba. Pero uno de los mayores problemas del tanque era el hecho de que la tripulación apenas podía ver con la maldita cosa.

"Una vez que estalló la guerra, el KV-1 pronto se reveló como una trampa mortal", escribió Sewell. “El miedo a enfadar a Kotin impidió que muchos comandantes le dijeran lo mal que estaba realmente el tanque. Finalmente, después de que muchos líderes de alto nivel se quejaron de sus fallas, Kotin ordenó que se arreglaran los problemas ".

Ese trabajo recayó en el ingeniero Nikolay Shashmurin, quien diseñó el KV-1S más veloz. Kotin, impresionado por el trabajo de Shashmurin, más tarde lo asignó a desarrollar el intimidante IS-1, que resultó ser uno de los tanques pesados ​​más exitosos de la guerra.

Sin embargo, los tanques pesados ​​finalmente perderían el favor después de la Segunda Guerra Mundial, y la serie mediana T-34 de Koshkin aseguró un legado más duradero. El T-34 pasó a influir en una clase posterior de tanques de batalla principales que son estándar en todo el mundo en la actualidad.

Pero el IS-1, que llevó la carga soviética a Berlín cuatro años después de la debacle de Raseiniai, se debió sin embargo al error de Kotin en el KV.


Contenido

El Grupo de Ejércitos Norte, comandado por el mariscal de campo Wilhelm Ritter von Leeb, y que se encontraba en Prusia Oriental antes del comienzo de la ofensiva, era el norte de los tres grupos de ejércitos que participaban en la Operación Barbarroja, la invasión alemana de la Unión Soviética. El Grupo de Ejércitos Norte controlaba el 18.º Ejército y el 16.º Ejército, junto con el 4.º Grupo Panzer (general Erich Hoepner). Los alemanes tenían 20 divisiones de infantería, tres Panzer y tres divisiones de infantería motorizada. [4] El apoyo aéreo fue proporcionado por Luftflotte 1 (1ra Flota Aérea). [5]

El control administrativo militar soviético sobre el área de las repúblicas bálticas donde se desplegaría el Grupo de Ejércitos Norte fue ejercido por el Distrito Militar Especial del Báltico, que después de la invasión pasó a llamarse Frente Noroeste (Coronel General Fyodor Kuznetsov). El frente tenía el 8º y el 11º Ejércitos con los 27º Ejércitos en su segundo escalón, el Frente Noroeste tenía 28 rifles, 4 tanques y 2 divisiones motorizadas. [6]

El 22 de junio de 1941, el Frente Noroeste tenía dos cuerpos mecanizados, el 3er Cuerpo Mecanizado (Mayor General Alexey Kurkin) tenía 31.975 hombres [7] y 669 [a] - 672 tanques [b] y el 12o Cuerpo Mecanizado (Mayor General Nikolai Shestapolov ) tenía 28.832 hombres [7] y 730 [c] - 749 tanques [d] sólo estaban disponibles los tanques BT-7 y T-26. [mi]

Ataque inicial Editar

El 4º Grupo Panzer avanzó en dos puntas de lanza, liderado por el XLI Cuerpo Panzer (general Georg-Hans Reinhardt) y el LVI Cuerpo Panzer (general Erich von Manstein). Su objetivo era cruzar Neman y Daugava, los obstáculos naturales más difíciles frente al Grupo de Ejércitos Norte y conducir hacia Leningrado. Los bombarderos alemanes destruyeron muchos de los centros de señales y comunicaciones, bases navales y los aeródromos soviéticos desde Riga hasta Kronstadt. Šiauliai, Vilnius y Kaunas también fueron bombardeados. Los aviones soviéticos habían estado en alerta de una hora, pero fueron retenidos en sus aeródromos después de que pasó la primera ola de bombarderos alemanes. [8]

A las 9:30 a.m. del 22 de junio, Kuznetsov ordenó al 3. ° y 12. ° Cuerpo Mecanizado que tomaran sus posiciones de contraataque, con la intención de utilizarlas en ataques de flanqueo contra el 4. ° Grupo Panzer, que había atravesado el río Dubysa (Dubissa). . [9] Al mediodía, las divisiones soviéticas comenzaron a retroceder y las columnas alemanas comenzaron a girar hacia Raseiniai, donde Kuznetsov estaba concentrando su armadura para un gran contraataque al día siguiente. Por la noche, las formaciones soviéticas habían retrocedido al Dubysa. Al noroeste de Kaunas, elementos avanzados del LVI Panzer Corps llegaron al Dubysa y se apoderaron del vital viaducto de la carretera de Ariogala que lo cruzaba. [10]

A fines del 22 de junio, las puntas de lanza blindadas alemanas sobre el Niemen habían penetrado 80 km (50 millas). Al día siguiente, Kuznetsov entregó sus fuerzas blindadas a la batalla. Cerca de Raseiniai, el XLI Cuerpo Panzer fue contraatacado por el 3º y 12º Cuerpo Mecanizado soviético. La concentración de blindados soviéticos fue detectada por la Luftwaffe, que atacó inmediatamente las columnas de tanques del 12º Cuerpo Mecanizado al suroeste de Šiauliai. No aparecieron cazas soviéticos y la 23.a División de Tanques soviética sufrió pérdidas particularmente graves, Ju 88 de Luftflotte 1 atacando a baja altura, incendiando 40 vehículos, incluidos tanques y camiones. [11]

Las fuerzas alemanas encontraron una unidad equipada con los tanques pesados ​​KV soviéticos por primera vez. El 23 de junio Kampfgruppe von Seckendorff de la 6.a División Panzer, que consta del 114. ° Regimiento Panzergrenadier (infantería motorizada), Aufklärungsabteilung 57 (Batallón de reconocimiento Panzer 57), una compañía de Panzerjäger El Batallón 41 y el Batallón de Motociclistas 6 fueron invadidos por la 2.ª División de Tanques (General Yegor Solyankin) del 3.º Cuerpo Mecanizado cerca de Skaudvilė. [12] [f] Los tanques Panzer 35 (t) alemanes y las armas antitanques fueron ineficaces contra los tanques pesados ​​soviéticos, algunos de los cuales estaban sin municiones pero se acercaron y destruyeron los cañones antitanques alemanes al pasar sobre ellos. [13] [14] [g]

Los alemanes dispararon contra las vías de los KV, los bombardearon con artillería, cañones antiaéreos o bombas adhesivas. Un informe de la 1.a División Panzer describió el enfrentamiento,

¡El KV-1 y el KV-2, que conocimos aquí por primera vez, fueron realmente algo! Nuestras empresas abrieron fuego a unas 800 yardas, pero siguió siendo ineficaz. Nos acercábamos cada vez más al enemigo, que por su parte seguía acercándose despreocupado. Muy pronto estuvimos uno frente al otro a 50 o 100 yardas. Se produjo un fantástico intercambio de disparos sin ningún éxito alemán visible. El ruso [sic - Los tanques] soviéticos continuaron avanzando, y todos los proyectiles perforadores de blindaje simplemente rebotaron en ellos. Por lo tanto, nos enfrentamos en este momento a la alarmante situación de los tanques rusos que atravesaban las filas del 1. ° Regimiento Panzer hacia nuestra propia infantería y nuestro interior. Por lo tanto, nuestro Regimiento Panzer dio media vuelta y retrocedió con los KV-1 y KV-2, más o menos en línea con ellos. En el transcurso de esa operación, logramos inmovilizar algunos de ellos con proyectiles de propósito especial a una distancia muy corta de 30 a 60 yardas. Se lanzó un contraataque y los rusos fueron rechazados. Se estableció un frente protector y prosiguieron los combates defensivos. [15]

El tanque soviético solitario Editar

Un solo tanque KV-1 o KV-2 (las cuentas varían) avanzó muy por detrás de las líneas alemanas después de atacar una columna de camiones de suministro alemanes. El tanque se detuvo en una carretera a través de terreno blando y fue atacado por cuatro cañones antitanques de 50 mm del batallón antitanques de la 6.ª División Panzer. El tanque fue alcanzado varias veces, pero respondió y destruyó los cuatro cañones AT enemigos. Un cañón pesado de 88 mm del batallón antiaéreo divisional se movió a unos 730 m (800 yardas) detrás del único tanque soviético, pero fue derribado por el tanque antes de que pudiera lograr un impacto. Durante la noche, los ingenieros de combate alemanes intentaron destruir el tanque con cargas de cartera, pero fallaron a pesar de que posiblemente dañaron las orugas del vehículo. Temprano en la mañana del 25 de junio, los tanques alemanes dispararon contra el KV desde el bosque cercano mientras otro cañón de 88 mm disparaba contra el tanque desde la parte trasera. De varios disparos, solo dos lograron penetrar el tanque. La infantería alemana avanzó luego hacia el tanque KV y respondió con fuego de ametralladora contra ellos. Finalmente, el tanque fue derribado por granadas arrojadas por las escotillas. Según algunos relatos, la tripulación muerta fue recuperada y enterrada por los soldados alemanes que se acercaban con todos los honores militares, mientras que en otros relatos, la tripulación escapó de su tanque averiado durante la noche. [17]

La 6.a División Panzer Kampfgruppe El comandante, general Erhard Raus, lo describió como un KV-1, que resultó dañado por varios disparos de un cañón antitanque de 88 mm disparado desde detrás del vehículo, mientras que fue distraído por tanques Panzer 35 (t) ligeros del Batallón Panzer 65 . [h] La tripulación del KV-1 fue asesinada por una unidad de ingenieros pioneros que empujó granadas a través de dos orificios hechos por el cañón AT mientras la torreta comenzaba a moverse de nuevo, y los otros cinco o seis disparos no habían penetrado por completo. Aparentemente, la tripulación del KV-1 solo había quedado aturdida por los disparos que habían entrado en la torreta y fueron enterrados cerca con honores militares por la unidad alemana. [18]

En 1965, los restos de la tripulación fueron exhumados y enterrados en el cementerio militar soviético en Raseiniai. Según una investigación del historiador militar ruso Maksim Kolomiets, el tanque pudo haber sido de la 3.ª Compañía del 1.º Batallón del 4.º Regimiento de Tanques, que a su vez formaba parte de la 2.ª División de Tanques. Es imposible identificar a la tripulación porque sus documentos personales se perdieron después de ser enterrados en los bosques al norte de Raseiniai durante la retirada, posiblemente por tropas alemanas. [19]

Conclusión de la batalla Editar

En el sur, el 23 de junio, el teniente general Vasily Ivanovich Morozov, comandante del XI Ejército, ordenó a las unidades que retrocedieran a la antigua ciudad fortaleza de Kaunas, en el río Nemunas (Neman en ruso), que avanzaran hacia Jonava unos 48 km (30 mi) al noreste. En la tarde del 25 de junio, el 8.º Ejército soviético retrocedía hacia Riga y el 11.º Ejército hacia Vilnius y Desna, una brecha que se abría en el frente soviético desde Ukmergė hasta Daugavpils. By 26 June, the 1st Panzer Division and 36th Motorised Infantry Division of the XLI Panzer Corps and following infantry divisions had cut through the rear of the Soviet mechanised corps and linked up. The Soviet 3rd Mechanised Corps had run out of fuel and the 2nd Tank Division was encircled and almost destroyed. [20] In the encirclement, Solyankin was killed in action. [21] The 5th Tank Division and 84th Motorised Division were severely depleted due to losses in vehicles and personnel. [22] [i] The 12th Mechanized Corps pulled out of the trap but was very short of fuel and ammunition. [23] [j] The Soviet Baltic Fleet was withdrawn from bases in Liepāja, Ventspils and Rīga by 26 June and LVI Panzer Corps dashed for the River Daugava and in a remarkable coup seized bridges near Daugava intact. [24]

The battle is known in Soviet historiography as the Border Defensive Battles (22–27 June 1941), forming part of the larger Soviet Baltic Strategic Defensive Operation. After the battle, the leading formations of LVI Panzer Corps began to enlarge the bridgehead after the seizure of the Dvina bridges and the fall of Dvinsk. On 25 June, Marshal Semyon Timoshenko ordered Kuznetsov to organize a defense of the Western Dvina, by deploying the 8th Army on the right bank from Riga to Livani while the 11th Army defended the Livani–Kraslava sector. Kuznetsov also used the 27th Army (Major-General Nikolai Berzarin), moving troops from Hiiumaa and Saaremaa islands and Riga to Daugavpils. At the same time the Soviet (Stavka) released the 21st Mechanised Corps (Major-General Dmitry Lelyushenko) with 98 tanks and 129 guns, from the Moscow Military District to co-operate with the 27th Army. [25]

At 5:00 a.m., on 28 June, Lelyushenko attempted to destroy the German bridgehead near Daugavpils. Manstein halted on the Dvina but attacked the next day, striking along the Daugavpils–Ostrov highway. At Riga on the afternoon of 29 June, the Germans crossed the railway bridge over the Dvina. On 30 June, Soviet troops withdrew from the right bank of the river and by 1 July were retreating towards Estonia. Instead of rushing Leningrad, the panzer divisions were ordered to wait for infantry reinforcements, which took almost a week. [26]

Kuznetsov was sacked by Timoshenko and Major-General Pyotr Sobennikov, the 8th Army commander, took over the front on 4 July. On 29 June, Timoshenko ordered that if the Northwestern Front had to withdraw from the Daugava, the line of the Velikaya, was to be held and every effort made to get Soviet troops dug in there. The line at Velikaya fell rapidly on 8 July, with rail and road bridges remaining intact and Pskov fell on the evening of 9 July. The 11th Army was ordered to move to Dno but the collapse of the Northwestern Front on the Velikaya and the German sweep to Luga were serious defeats, forcing the 8th Army towards the Gulf of Finland. The German pause had given time for more troops to be rushed to the Siege of Leningrad, a long and hard battle. [26]


The KV-1 Tank Blundered Its Way Into History

A day after the German blitzkrieg into the Soviet Union in June 1941, more than 200 Nazi tanks were powering through Lithuania on a race northward to Leningrad.

The Luftwaffe knocked out the Soviets’ nearby air bases, leaving counter-attacking armored columns easy prey for German਋ombers.

Desperate to staunch the bleeding, on June 23 the Red Army sprang its KV-1 and KV-2 tanks — which at the time packed some of the heaviest tank armor in the world — on the advancing Germans near Raseiniai.

This piece originally appeared in 2016.

Soviet tanks were renowned for their ruggedness and reliability— though not their comforts —𠂭uring World War II. And early in the war, the lumbering Kliment Voroshilov tanks could easily deflect the shells from most of Germany’s field weapons.

But the 47-ton KVs were unwieldy, leaving them vulnerable to German troops maneuvering close on the flanks. While individual KVs absorbed terrific punishment during the clash, the Wehrmacht went on to destroy 29 of them, among the more than 200 Soviet tanks lost at Raseiniai.

At times, the Wehrmacht knocked out the beasts with explosive charges, or lured them within range of direct-fire artillery.

“The Germans … herded the Russian giants towards their own heavy artillery, whose barrels were brought down to the horizontal to fire point-blank at the advancing behemoths,” military historian Michael Jones wrote in his book Leningrad: State of Siege.

“The bulk of the Soviet armored forces in the Baltic countries were annihilated and any threat to the German advance from the flanks removed.”

The KV tank is a curiosity. In 1941, it was physically tougher than any tank the Germans could throw at it. But it failed to inflict decisive damage during those brutal early months.

The KV was a product of tank designer Josef Kotin. His competitor, Mikhail Koshkin, would develop the T-34. Kotin, however, embraced the theory that success on the battlefield meant dominating the enemy with the heaviest armor available.

Some of his designs worked better than others. Kotin’s multi-turreted T-28 suffered from weak suspension and, oddly for a large tank, had thin armor. Most were destroyed during the opening months of Operation Barbarossa. His gigantic T-35 —𠂬rewed by 11 people packed inside like sardines — was mechanically unfit for਌ombat.

The KV was … better. But rushed.

“In fact, it was ordered off the drawing board this point was later glossed over by sending the prototypes to the Karelian Isthmus for testing at the end of the Finnish War,” Stephen Sewell wrote in a history of Soviet heavy tanks por Armadura revista.

Kotin abandoned a multi-turreted configuration for the KV. Instead, he included had a single turret with a 76-millimeter cannon, with three 7.62-millimeter machine guns rounding out the weapons.

Most importantly, the tank boasted formidable armor —�-millimeters thick in the front and around 70-millimeters on the side and rear, far outclassing the German Panzers of the time.

The KV-2 kept the KV-1’s chassis, but swapped the turret and cannon for a 152-millimeter howitzer. A terrifying weapon, to be sure, but even heavier and más unwieldy. Kotin produced relatively few of these up-gunned variants —𠂪round 200� in total.

Kotin’s design bureau would produce more than 5,000 KVs during the war in more than two dozen different variants. The most (relatively) successful was the KV-1S, which sacrificed armor for speed and included an upgraded transmission.

The KV-1’s transmission, which Kotin borrowed from a U.S.-made tractor, simply sucked. But one of the tank’s biggest problems was the fact the crew could barely ver out of damn thing.

“Once the war broke out, the KV-1 was soon revealed to be a deathtrap,” Sewell wrote. �r of angering Kotin prevented many commanders from telling him how bad the tank really was. Finally, after many senior leaders complained about its failings, Kotin ordered the problemsਏixed.”

That job fell to engineer Nikolay Shashmurin, who designed the speedier KV-1S. Kotin, impressed by Shashmurin’s work, later assigned him to develop the intimidating IS-1, which proved to be among the war’s most successful heavy tanks.

Yet heavy tanks would ultimately fall out of favor after World War II, and Koshkin’s medium T-34 series secured the more lasting legacy. The T-34 went on to influence a later class of principal battle tanks which are standard around the world today.

But the IS-1— which led the Soviet charge into Berlin four years after the debacle at Raseiniai — nevertheless owed itself to Kotin’s KV਋lunder.


Buy ‘KV-1 & 2 Heavy Tanks 1939-45’

“In fact, it was ordered off the drawing board this point was later glossed over by sending the prototypes to the Karelian Isthmus for testing at the end of the Finnish War,” Stephen Sewell wrote in a history of Soviet heavy tanks for Armadura revista.

Kotin abandoned a multi-turreted configuration for the KV. Instead, he included had a single turret with a 76-millimeter cannon, with three 7.62-millimeter machine guns rounding out the weapons.

Most importantly, the tank boasted formidable armor — 90-millimeters thick in the front and around 70-millimeters on the side and rear, far outclassing the German Panzers of the time.

The KV-2 kept the KV-1’s chassis, but swapped the turret and cannon for a 152-millimeter howitzer. A terrifying weapon, to be sure, but even heavier and más unwieldy. Kotin produced relatively few of these up-gunned variants — around 200–250 in total.

Kotin’s design bureau would produce more than 5,000 KVs during the war in more than two dozen different variants. The most (relatively) successful was the KV-1S, which sacrificed armor for speed and included an upgraded transmission.

The KV-1’s transmission, which Kotin borrowed from a U.S.-made tractor, simply sucked. But one of the tank’s biggest problems was the fact the crew could barely ver out of damn thing.

“Once the war broke out, the KV-1 was soon revealed to be a deathtrap,” Sewell wrote. “Fear of angering Kotin prevented many commanders from telling him how bad the tank really was. Finally, after many senior leaders complained about its failings, Kotin ordered the problems fixed.”

That job fell to engineer Nikolay Shashmurin, who designed the speedier KV-1S. Kotin, impressed by Shashmurin’s work, later assigned him to develop the intimidating IS-1, which proved to be among the war’s most successful heavy tanks.

Yet heavy tanks would ultimately fall out of favor after World War II, and Koshkin’s medium T-34 series secured the more lasting legacy. The T-34 went on to influence a later class of principal battle tanks which are standard around the world today.

But the IS-1— which led the Soviet charge into Berlin four years after the debacle at Raseiniai — nevertheless owed itself to Kotin’s KV blunder.


Protect Leningrad

The early stages of the Great Patriotic War saw the Soviet Army in a rapid retreat. Wehrmacht troops pushed ruthlessly into the heart of the Communist empire killing anyone who opposed their advance. Due to being heavily outnumbered, the Soviets couldn’t do much against the advancing force.

The one saving grace of the Red Army was the KV-1. This tank could withstand the shells of the Panzer II and Panzer III tanks and thus was key to the initial defensive effort. One such tank would delay the German push towards Leningrad.

Leningrad (now St. Petersburg) was a key objective for the German army. Not only was it the biggest Soviet port with access to the Baltic sea but it also held the name of the highest regarded Soviet figure, Lenin. Capturing the city of Leningrad would mean a two-fold defeat for the Soviets, both morally and militarily, as such it was crucial to delay its capture for as long as possible.

Лейтенaнт Зиновий Григорьевич Колобанов (Anglicised: Lieutenant Zinoviy Grigorevich Kolobanov) decided to take this task into his own hands and commanded his KV-1 division to set up an ambush in Krasnogvardeysk (now Gatchina, a settlement near Leningrad).


TankNutDave.com

The Russian KV-3 Heavy Tank was intended to be the replacement of the KV-1. Development had started during 1940 (prior to Operation Barbarossa) of an up armoured and up gunned heavy tank by the Kirov tank factory.

Two prototypes were built and trialled:

Prototype 1. Designated the T-150, it was an up armoured KV-1 with 90mm thick frontal steel and a 76mm main gun. It had an improved cupola and a new 700hp engine.

Prototype 2. Designated the T-220, it was fitted with a new turret mounting the 85mm F-30 main gun and had 100mm of thick frontal steel. It had a longer hull with an additional road wheel.

Trials of both vehicle in early 1941 high-lighted a number of issues with the 700hp engine of the T-220 not being able to cope with the vehicles 62 tonnes weight. The army went with the T-150 design and was designated the KV-3 in March 1941.

However on the 7th of April 1941 the army set new requirements for the KV-3, which included the front-slope armour was to be thickened to 115mm(+), the turret armour was to be 115mm thick and it was to be armed with the ZIS-6 107mm main gun which had a muzzle velocity of 800 m/s.

This revised KV-3 design resulted in a heavier tank of roughly 70 tonnes. So the T-220 prototype aka the KV-220 was fitted with a 800hp engine and used for testing the new assemblies and aggregates of the revised design. By the end of May 1941 it had completed over 1000km’s of trials, with limited success. The vehicle was then repaired and fitted with a 850hp V-2SN diesel engine. This prototype was recorded as KV-220-1.

A second prototype was built at some stage and recorded as KV-220-2.

It is not clear which of the two prototypes was fitted with the new turret developed to mount the 107mm main gun and pictured at the top of the page as a completed tank, but it is most likely to be KV-220-2, as this is recorded as the incomplete KV-3 tank at the plant.

Neither the earlier KV-3 design which was the T-150, nor the revised KV-3 design entered production. However all three prototypes were later fitted with the KV-1 production turret mounting the 76mm main gun and were issued to the army in late 1941 and were used in active service.


7 Most Overpowered Tanks in the History of World of Tanks

These tanks used to be the most overpowered tanks in the history of World of Tanks.

The KV-1 Soviet Union tank is considered to be the most overpowered tank in the history of World of Tanks.

The overwhelming response from the World of Tanks community was that the KV-1, the Soviet Union Tier 5 Heavy tank, was one hell of a beast. Back in the day, tankers were given the opportunity to upgrade their main armaments to 107mm and 152mm guns, giving them the ability to demolish anyone who opposed them in Tier 5 matches.

Not only was the KV-1 extremely powerful in-game, it was extremely useful when Lieutenant Kolobanov used 5 KV-1s to destroy over 40 German tanks during an ambush. These days, the KV-1 still offers a wide variety of guns to choose from. Unfortunately, none of them quite live up to the alpha damage the KV-1 was once capable of dishing out.

Whether these tanks were too fast, too powerful, too heavily armored, or a combination of the three, they were some of the most overpowered tanks in the history of World of Tanks. What do you remember about these tanks during their reign &mdash were you around to witness their might?

Think we've missed a tank? Let us know in the comments what you believe is the most overpowered tank in World of Tanks history.